Vender aceite de oliva adulterado es un engaño flagrante. Aunque el problema no es tan recurrente en España como en otras zonas productoras, hay estudios que han detectado bastantes casos de etiquetado de AOVE falso, por lo que debemos asegurarnos de que el producto que adquirimos cuenta con las certificaciones que acreditan que se trata de un aceite de oliva auténtico virgen extra.

Comercializar aceite de oliva adulterado supone un fraude para el consumidor y una competencia desleal para los productores, que se esmeran en adecuarse a todos los requisitos de calidad que establece la legislación, siendo además una práctica que compromete el prestigio a nivel mundial del que goza un sector del que viven miles de familias en España.

Aunque en nuestro país no se ha dado la magnitud de casos de aceites de oliva adulterados que se han detectado en otras zonas productoras como Italia, sí que existen estudios de la OCU como el de 2018, que han demostrado que productos que se vendían como aceite de oliva auténtico virgen extra, en realidad eran AOVE falso al menos en el 50% de las ocasiones, ya que no reunían todos los requisitos en cuanto a características, composición y propiedades organolépticas, para gozar de la clasificación a la que tienen derecho los zumos de aceituna más selectos.

La investigación de la organización (centrada en el segmento del gran consumo, no en el premium) también señaló bastantes casos en los que, pese a no haber un etiquetado falso, el mismo resultaba engañoso, al jugarse con las palabras para inducir a confusión al consumidor.

¿Cómo saber si el aceite de oliva no está adulterado?

Diferencias entre un aceite de oliva virgen extra auténtico y un AOVE falso.

El aceite de oliva virgen extra de calidad tiene que reunir una serie de requisitos muy estrictos que han de ser certificados por un panel de cata, que acredite:

  • Un grado de acidez no superior a 0,8º, lo que requiere seguir un meticuloso proceso de producción, que comienza con la recolección de las aceitunas en su punto justo de maduración y acaba con el almacenamiento del aceite de acuerdo a unas exigentes condiciones de conservación, a 27ºC o menos.
  • Que su sabor, olor, textura y color son las que corresponden a un aceite de oliva virgen extra de calidad, que asimismo también habrá de ofrecer en niveles altos todos sus componentes saludables (ácidos grasos esenciales de tipo omega 3, Vitaminas A, D, K y E, polifenoles antioxidantes, etc.)

El problema más recurrente que encontró la OCU en el mencionado estudio, era que se ofrecía un AOVE falso que podía cumplir requisitos como el de la acidez, pero que no pasaba la prueba en una o en varias de las propiedades organolépticas analizadas por su panel de expertos, por lo que en puridad estos no serían aceites de oliva auténticos virgen extra.

¿A qué nos referimos al hablar de aceite de oliva adulterado?

Para no dejar ningún resquicio al alarmismo, en ningún momento estaríamos señalando un problema de salud pública, aunque sí de un fraude muy serio y de algo que tiene un efecto muy dañino como es el etiquetado falso o engañoso.

Hay que aclarar también que tampoco cabría denominar como aceite de oliva adulterado a otras modalidades de aceite que se venden como lo que son, sin mentir ni confundir al consumidor: aceite de oliva virgen (que se diferencia del extra por el grado de acidez y sus peores cualidades organolépticas), el refinado (que ha sido procesado para que alcance unas cualidades que originariamente no tenía) y el de orujo de oliva (mezcla de aceite de oliva con orujo refinado).

¿Qué significa que el aceite de oliva sea virgen extra?

Cómo asegurarnos de que no estamos adquiriendo un AOVE falso.

Para tener todas las garantías de que vamos a comprar un AOVE sin adulterar y totalmente auténtico, lo primero en lo que tenemos que fijarnos es en el etiquetado del producto, cerciorándonos de que esté conforme a la normativa en lo relativo a información sobre el aceite: origen, cosecha, acidez, propiedades organolépticas, variedad de aceitunas de las que se ha extraído, etc.

Igualmente, es importante mirar si el AOVE dispone de la certificación de alguna denominación de origen, o si ha recibido premios nacionales o internacionales de reconocido prestigio.

En La Pontezuela fabricamos un aceite de oliva virgen extra de calidad acreditada, el 5 Elementos, que cuenta con la certificación de la Denominación de Origen Protegida Montes de Toledo y el sello SIQEV de la asociación internacional QvExtra!, que garantiza unos estándares mucho más elevados todavía que los convencionales. Además, nuestro AOVE ha recibido más de 45 premios nacionales e internacionales, el último de ellos el de mejor Cornicabra de España del año 2021.

¿Cómo saber si el aceite de oliva no está adulterado?
¿Cómo saber si el aceite de oliva no está adulterado?
¿Cómo saber si el aceite de oliva no está adulterado?