Olivo y su cuidado

Secretos para el cuidado del olivo

El olivo. Un árbol que representa nuestra cultura, elegante y majestuoso. Lo mediterráneo de nuestra tierra representado en forma de naturaleza. Nuestro olivo.

Símbolo y origen de nuestro aceite, forma parte de nuestra existencia. Y, por tanto, es indispensable en los platos de nuestras mesas. Todos sabemos lo que es un olivo, y todos nos hemos criado habiendo observado a estos. Hasta los que no tuvieron la suerte de vivir el campo. Porque el olivo inunda nuestra forma de vida de alguna manera, y se convierte en seña de identidad.

Pero, ¿sabemos qué cuidados necesita un olivo? Probablemente por tu cabeza ha navegado un no rotundo. Por ello, hoy, además de venerarlos, vamos a daros unas claves para su cuidado. Sobre todo, porque un olivo criado en las condiciones óptimas dará aceites como los que La Pontezuela produce cada temporada. Nuestro virgen extra, proveniente de las mejores aceitunas de la tierra.

Cuidado del olivo

Nuestro clima y el olivo

El olivo es un árbol poco exigente en este sentido. Se adapta bien al frío, al calor e incluso a la sequía, pero hay que controlar bien su riego ya sea para cultivo como para su uso en jardines. El exceso de agua puede debilitarlo e incluso acabar con su buena salud.

Rara vez cometeremos este error en cultivos, porque es de primero de cuidados, pero nunca está de más citarlo, ya que cuando tenemos otras plantas a su alrededor, solemos generalizar a la hora de racionalizar el agua de regadío.

Suelo

Amén de la condición anterior, es necesario saber que este árbol no suele crecer o prosperar en suelos húmedos. Por eso, siémbralo siempre en lugares secos y si es posible amplios, para que tenga espacio para el desarrollo de sus raíces.

También es aconsejable un lugar soleado. Hemos indicado que soporta bien el frío, pero las heladas pueden ser un problema para sus preciadas aceitunas.

Podado

Si tus dudas están en relación al podado, vamos a intentar simplificar el problema. El olivo puede dejarse sin podar si lo que queremos es criarlo a modo de ornamentación o de árbol para generar sombra. En este caso, sólo tendremos que ir retirando las ramas cruzadas y las muertas. Pero si no es así o, aun dentro de esta clasificación deseas su poda, lo ideal es que se haga en la finalización de la temporada invernal, de este modo sanará durante la primavera.

Dependiendo del uso del olivo, también es recomendable podar en la época de la floración para saber cuánto es necesario hacerlo.

Estos son algunos de los cuidados básicos que debes saber para mantener al olivo bajo la imagen que a todos nos genera. Y recuerda, en La Pontezuela mimamos a nuestros olivos y somos conocedores de todas estas técnicas porque cuidamos nuestras aceitunas, por ende a nuestros aceites y sus aromas, y para finalizar, a nuestros clientes, que son los consumidores finales de todo nuestro esfuerzo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *